jueves, agosto 21

¿Cómo puede un hombre preso en esa red de actividades rutinarias recordar que es un hombre, un individuo único al que sólo le ha sido otorgada una única oportunidad de vivir, con esperanzas y desilusiones, con dolor y temor, con el anhelo de amar y el miedo a la nada y al estar solo?

Siempre me hago esa pregunta.. pero mis respuestas son nulas al sentido de la misma y no trato poder resolverla.

6 comentarios:

Luisa dijo...

Pues tu pregunta es muy buena. Como yo digo, la vida nos atropella y andamos corriendo a atender lo urgente y descuidamos lo importante.
Hay que tomarse tiempos al día,momentos al día para rezar, o pensar o sencillamente callar y darle a cada cosa su justo valor.
Digo yo.
Besos de Luisa,España

Arcángel Mirón dijo...

Supongo que debemos resguardar un rincón nuestro, en el que nadie ni nada pueda entrar. Y debemos, todos los días, meternos ahí adentro, para mirarnos a la cara.

Lina Masaki dijo...

Realmente... ¿cómo puede?
De vuelta del exilio voluntario. Y siempre es bueno volver para hacerme estas preguntas.
Besotes.

Ivy dijo...

suena extraño, pero a mí me sirve tener cerca gente de mucha confianza, una buena y sincera charla con ellos me sirve para "reencontrarme"

el Rafa dijo...

Realmente la falta de respuestas a esa pregunta me llevo a lugares interiores por los que no “caminaba” hace rato…
Gracias.

r.- el corre ambulancias dijo...

a base de esperanza

en que sus sueños se haran realidad, y que laburar dia a dia lo acerca a sus metas

al menos, asi hago yo, y eso me mantiene vivo